Barbarismos

Icono IDevice

Los barbarismos

Se denominan barbarismos a las palabras que se generan siguiendo normas morfológicas o fonológicas que no son propias de nuestra lengua o cuyo uso no se considera correcto. De esta definición se desprende que el barbarismo puede cambiar a lo largo del tiempo, ya que las palabras, aunque nazcan con defectos, consiguen a veces introducirse en nuestro lenguaje habitual y llegar incluso a desplazar a otras mejor formadas.

Nuestro lenguaje alergológico, y el médico en general, está también lleno de este tipo de incorrecciones. En este caso, la mayor parte de los barbarismos se deben a la existencia de palabras que utilizamos en español por la influencia de otras inglesas (a veces francesas) que se pronuncian igual o casi igual pero que no tienen el mismo significado. Es el fenómeno denominado "falsos amigos".

Algunos de estos barbarismos están ya muy afianzados e incluso los ha aceptado la Real Academia de la Lengua. Sin embargo, debemos intentar eliminarlos para conseguir un lenguaje preciso que se base en la auténtica estructura de nuestro idioma. Nuestro lenguaje debe enriquecernos a nosotros, a los receptores de nuestro mensaje y a nuestro idioma.

A continuación vamos a presentar algunos barbarismos frecuentes en nuestro ámbito alergológico con su explicación y su alternativa correcta.

ABERTURA

Una abertura es una hendidura o una grieta. Su uso erróneo suele producirse al intercambiarlo por el término "apertura", que se refiere a la inauguración o comienzo de un acto.

ADICIÓN

No hay que confundir la "adicción" a las drogas con la "adición" de dos o más valores.

AGRESIVO

En español, agresivo significa que ofende, falta al respeto o ataca. Si entendemos su significado no podemos aplicar este adjetivo a un tratamiento. Nunca podremos decir de un tratamiento que es agresivo, aunque tal calificación abunde en la literatura médica por la influencia del inglés (aggresive), sino que es intensivo o radical. Tampoco podremos decir que el médico o el fisioterapeuta son agresivos, a no ser que acostumbren a agredir a sus pacientes o colegas, sino que son resueltos, audaces o enérgicos.

ASUMIR

Asumir significa hacerse cargo de algo o tomar para sí. Por consiguiente, la frase "el médico asumió que la causa de la rinitis era medicamentos a" 1 es incorrecta y debería sustituirse por "el médico supuso (o creyó, sospechó) que la causa de la rinitis era medicamentosa".

AUTÓLOGO

En inglés se utiliza el adjetivo autologous para referirse a trasplantes y transfusiones en las que el mismo sujeto es a la vez donante y receptor. En español, autólogo significa literalmente dicho o hablado por sí mismo. Por eso no debemos caer en el error de decir trasplante o transfusión autólogos sino autotrasplante o autotransfusión (también serían correctos trasplante o transfusión autógenos).

COMPLIANCIA

El término inglés compliance siempre ha dado lugar a discusiones sobre su traducción más correcta. Está claro que nunca debemos utilizar el anglicismo complianza. En su lugar, es preferible hablar de distensibilidad pulmonar, vascular o cardíaca. Cuando el término se refiere a la observancia de las prescripciones médicas por parte de un paciente escribiremos cumplimiento terapéutico.

COMPROMISO

Su uso inadecuado es uno de los más frecuentes en el ámbito médico. Son frecuentes frases como "el compromiso respiratorio provocó el ingreso del paciente" o "la vasculitis comprometió al riñón" que desvirtúan el verdadero significado del término español por la influencia del término inglés compromise que casi nunca significa compromiso (commitment). Las formas correctas serían "la afección (o el trastorno) respiratoria provocó el ingreso del paciente" o "la vasculitis afectó al riñón". Por el mismo motivo no debemos decir "paciente inmunocomprometido" sino "paciente inmunodeprimido".

CONVENCIONAL

Muchas veces se emplea el término "convencional" cuando en realidad se quiere decir "tradicional", sobre todo referido a tratamientos y estudios diagnósticos. Convencional significa fruto de un acuerdo y tradicional se aplica a aquello que se ha hecho de la misma forma durante mucho tiempo.

DESARROLLAR

Es muy frecuente oír que "un paciente desarrolló una enfermedad" cuando lo cierto es que el paciente tuvo poco o nada que ver con que la enfermedad se produjera. Son en realidad las enfermedades las que se desarrollan en los pacientes y muy a pesar de ellos. Por lo tanto deberemos decir que "se desarrolló una neumonía o un eccema en el paciente" pero nunca lo contrario. Tampoco son correctas expresiones del tipo "se desarrolló un programa o una actividad", ya que tal programa o actividad no creció o mejoró sino que simplemente "se diseñó o creó".

ENCUENTRO

Es muy frecuente utilizar el término "encuentro" cuando tratamos de describir algún tipo de "reunión" médica. Claramente, esto se debe a la influencia del término inglés meet. Un encuentro es una coincidencia momentánea entre dos o más personas. Pero cuando las personas se juntan para conversar, discutir un tema o entrevistarse debemos hablar de reunión: "IV reunión sobre asma ocupacional" en lugar de "IV encuentro sobre asma ocupacional".

ESPONSOR

Debe evitarse el uso de este anglicismo y utilizar términos en español como patrocinador, promotor o mecenas: "el estudio fue patrocinado por la Fundación de la SEAIC".

EVIDENCIA

En español "evidencia" significa certeza clara, manifiesta y tan perceptible de una cosa que nadie puede racionalmente dudar de ella. En inglés, en cambio, el término evidence in- 1 El tipo de letra en tachadura se utilizará a lo largo del artículo para señalar que se trata de una incorrección.

JUGAR UN PAPEL

Se trata de una expresión de origen francés que en nuestro idioma tiene literalmente un significado absurdo y que debemos tratar de sustituir por otras más adecuadas como desempeñar un papel, representar un papel, participar, formar parte de, etc.

MANEJO

La influencia del término inglés management en nuestro lenguaje médico es enorme, pero debemos recordar que en español se "manejan" las cosas pero se "tratan" los pacientes y a sus enfermedades. Por consiguiente, no podemos hablar del "manejo del asma crónica" ni del "manejo del paciente asmático en urgencias" sino del "tratamiento del asma crónica" o del "tratamiento del paciente asmático en urgencias". En algunas ocasiones el término inglés management puede referirse también a la actitud diagnóstica y terapéutica respecto al paciente.

MONITORIZAR

Se trata de un término anglosajón que es preferible sustituir por vigilar, comprobar, verificar o controlar. En español, sólo es justificable su uso cuando en el proceso de vigilancia se emplean monitores electrónicos. Así, podremos decir "durante la provocación se monitorizó la presión arterial (si se utilizó un sistema electrónico)" pero no "se monitorizó la aparición de eritema en la piel".

NODOSO

Es un término incorrecto en español y de uso frecuente en los textos médicos por la influencia del inglés nodosum. En español escribiremos siempre nudoso o nodular.

OBJETIVAR

Objetivar es dar carácter objetivo a una idea o sentimiento. En medicina se emplea con frecuencia como sinónimo del verbo ver u observar, lo que es incorrecto. No podemos decir "la espirometría objetivó una obstrucción" sino que "en la espirometría se observó una obstrucción". También es importante mencionar aquí otro error frecuente con un término similar, "objetivo". Es frecuente hablar de "signos objetivos" cuando todos los signos de una enfermedad son por definición objetivos. Diremos, por tanto, sólo "signos".

PATOLOGÍA

La patología es en español la ciencia que estudia las enfermedades. Por este motivo no podemos decir "la patología alérgica del paciente" sino "el proceso (o la enfermedad, trastorno) alérgico del paciente". Este uso inadecuado está muy extendido y se debe a la influencia del término inglés pathology, que significa "trastorno o enfermedad" o "anatomía patológica", y se parece mucho a nuestra "patología".

PROVOCAR

Existe una diferencia entre "causar" y "provocar". La causa da lugar a un efecto de forma directa en la persona o cosa ("el estafilococo causó una neumonía", "el rinoscopio causó una herida en el tabique nasal"). La provocación da lugar a un efecto pero de forma indirecta o a través de otros mecanismos ("el huevo provocó un shock anafiláctico", "la amoxicilina provocó una erupción morbiliforme").

RECLUTAMIENTO

Cuando nos refiramos a agrupar células o mediadores en un lugar determinado, el uso del término "reclutar" es adecuado.

En cambio, cuando nos refiramos al hecho de reunir pacientes para un estudio será más adecuado utilizar el término "seleccionar" o "escoger".

RUTINARIO

Cuando se hace algo de forma habitual sin razonar ni mostrar preocupación se dice que es rutinario. Luego aplicar este adjetivo a una actividad médica resulta cuando menos desalentador para cualquier paciente real o potencial. Por ello es mejor hablar de pruebas o estudios complementarios "habituales" en lugar de "rutinarios".

SEVERO

Es probablemente el barbarismo más frecuente en nuestro medio donde abundan las "enfermedades severas". En español "severo" significa sólo serio o riguroso y sirve únicamente para calificar el carácter de una persona; no debemos confundirlo con el término inglés severe que, en función del contexto, significa grave, intenso o extenso. Así, hablaremos de un "asma grave", una "disnea intensa" o un "eccema extenso".

SOFISTICADO

Aunque el término está admitido por la Real Academia de la Lengua, es aconsejable evitarlo por tratarse de un anglicismo que puede cambiarse fácilmente por avanzado (perfeccionado, ultramoderno, etc.) o complicado (complejo), dependiendo del contexto.

TEST

Aunque está ya ampliamente introducido en nuestro lenguaje médico e incluso aceptado por la Real Academia de la Lengua, debemos intentar reducir al máximo el uso de este anglicismo puesto que nuestro idioma cuenta con alternativas válidas, como prueba, examen, análisis, determinación, experimento, etc.

VISUALIZAR

No es lo mismo "observar" o "ver" que "visualizar".

Visualizar es formar en la mente una imagen de un concepto abstracto o, para lo que nos interesa aquí, representar mediante imágenes ópticas fenómenos de otro carácter.

Esto quiere decir que podemos "ver (u observar) habones en la piel" o "visualizar una lesión radiopaca en la radiografía de tórax" o "visualizar un infiltrado eosinófilo con el microscopio"; pero no será correcto decir que "visualizamos una erupción papulosa".